Solanus Casey

Solanus Casey

Posted by Reverend Thomas Vander Woude,

Barney Casey came from a large family in Oak Grove, Wisconsin. At the age of 21, and after he had worked as a logger, a hospital orderly, a streetcar operator, and a prison guard, he entered St. Francis Seminary in Milwaukee.  The studies were hard for him and he left.  In 1896, Barney joined the Capuchins in Detroit, taking the name Solanus. His studies for the priesthood were again hard.

On July 24, 1904, Solanus was ordained, but because his knowledge of theology was judged to be weak, he was not given permission to hear confessions or to preach (a ‘priest simplex’).  A Franciscan Capuchin who knew him well said this annoying restriction “brought forth in him a greatness and a holiness that might never have been realized in any other way.”

During his 14 years as porter and sacristan in Yonkers, New York, the people there recognized Solanus as a fine speaker.  James Derum, his biographer writes, “For, though he was forbidden to deliver doctrinal sermons, he could give inspirational talks, or feverinos, as the Capuchins termed them.” His spiritual fire deeply impressed his listeners.

Father Solanus served at parishes in Manhattan and Harlem before returning to Detroit, where he was porter and sacristan for 20 years at St. Bonaventure Monastery. Every Wednesday afternoon he conducted well-attended services for the sick. A co-worker estimates that on the average day 150 to 200 people came to see Father Solanus in the front office. Most of them came to receive his blessing; 40 to 50 came for consultation. Many people considered him instrumental in cures and other blessings they received.

Father Solanus’ sense of God’s providence inspired many of his visitors. “Blessed be God in all his designs” was one of his favorite expressions.

The many friends of Father Solanus helped the Capuchins begin a soup kitchen during the Depression. Capuchins are still feeding the hungry there today.

In failing health, Solanus was transferred to the Capuchin novitiate in Huntington, Indiana where he lived for ten years until needing to be hospitalized in Detroit. Father Solanus died on July 31, 1957. An estimated 20,000 people passed by his coffin before his burial in St. Bonaventure Church in Detroit.

Blessed Solanus Casey was beatified on November 18, 2017.   He is the second American-born priest to be beatified.  The first was Blessed Stanley Rother who was beatified on September 23, 2017.  Both priests were considered ‘weak’ in their studies and abilities.  How Our Lord uses the ones that the worldly-minded would cast aside!

God bless

FRVW


Barney Casey venia de una familia grande en Oak Grove Wisconsin.  A la edad de 21 años, y después de haber trabajado como leñador, organizador en un hospital, operador de autos públicos, y guardia de la prisión, el entró al seminario St. Francis en Milwaukee.  Los estudios allí fueron difíciles para él y se fue.  En 1896, Barney se unió a los Capuchinos en Detroit, tomando el nombre de Solanus.  Sus estudios para el sacerdocio una vez más fueron difíciles.  

El 24 de Julio de 1904, Solanus fue ordenado al sacerdocio, pero debido a que su conocimiento en Teología fue juzgado como débil, a él no se le permitió escuchar Confesiones o predicar (un ‘sacerdote simple’).  Un Capuchino que lo conoció bien, dijo que esta irritante restricción le “trajo una grandeza y santidad que de la que él no se hubiera dado cuenta de ninguna otra forma”.  

Durante sus 14 años como portero y sacristán en Yonkers, NY, la gente reconocía a Solanus como a un gran orador.  James Derun, su biógrafo, escribió, “Porque, a pesar de que se le había prohibido dar sermones doctrinales, él podía dar charlas inspiraciones, o feverinos, como lo llamaban los Capuchinos”.  Su ardor espiritual impresionaba profundamente a sus oyentes.

El Padre Solanus sirvió en parroquias en Manhattan y Harlem antes de regresar a Detroit, en donde él fue portero y sacristán durante 20 años en el Monasterio de San Buenaventura.  Todos los miércoles por la tarde el conducía servicios por los enfermos que eran muy bien concurridos.  Un compañero de trabajo estimó que en promedio 150 - 200 personas venían a ver al Padre Solanus a la oficina.  La mayoría de ellos venían a recibir su bendición; entre 40-50 venían para consultas.  Mucha gente consideraba que él era fundamental para sanaciones y otras bendiciones recibidas. 

El sentido de providencia del Padre Solanus inspiró a muchos de sus visitantes.  “Bendito sea Dios en todos sus designios”  era una de sus expresiones favoritas.

Los muchos amigos del Padre Solanus ayudaron a los Capuchinos a comenzar un comedor para los necesitados durante la época de la Depresión.  Los Capuchinos todavía alimentan a los hambrientos hasta el día de hoy.

Cuando su salud le comenzó a fallar, Solanus fue transferido al Noviciado Capuchino de Huntington, Indiana en donde vivió durante diez años hasta que tuvo que ser hospitalizado en Detroit.  El Padre Solanus murió el 31 de Julio de 1957.  Se estima que 20,000 personas pasaron frente a su ataúd antes de su entierro en la Iglesia San Buenaventura en Detroit.

Beato Solanus Casey fue beatificado el 18 de noviembre del 2017.  Él es el segundo sacerdote nacido en Estados Unidos que ha sido beatificado.  El primero fue el Beato Stanley Rother, quien fue beatificado el 23 de septiembre del 2017.  Ambos sacerdotes eran consideraros ‘débiles’ en sus estudios y habilidades.  ¡Como usa Nuestro Señor a los que los mundanos dejarían a un lado!

Dios los bendiga

FRVW