Saint Joseph

Saint Joseph

Posted by Reverend Thomas Vander Woude,

Each month of the year has a different focus.  March is dedicated to the Patron and Protector of the Holy Family and the Church, St. Joseph.  His feast day is March 19th, though it will be Monday, March 20th this year.

Who is this incredible man that the Son of God chose to be His foster father on earth?  Who is this silent man that the Scriptures fail to recount even one of his words?  Who is this strong, confident man who is content to stand in the shadows of Jesus and the Virgin Mary?  Joseph is the poor carpenter who, after Mary, was closer to Jesus than any other person on earth.  Next to Mary, no one has received such a unique mission as did Joseph.  No one has loved Jesus more.  No one has given Jesus more attention.  No other person has been so intimate with the Son of God.  As St. Bernardine of Siena has said in Homily 1 on St. Joseph, Joseph is called ‘foster father’ but words cannot express the intimate and mysterious relationship which he actually enjoyed with the Son of God.  In normal circumstances a man becomes a foster father by accident.  In the case of Joseph, however, his is not accidental relationship.  Joseph was created so as to live out this transcendent responsibility.  This was his predestination, the purpose of all the graces which he received.

The life with Jesus is precisely the mystery in which Joseph of Nazareth ‘shared’ like no other human being except Mary, the Mother of the Incarnate Word.  He shared in it with her; he was involved in the same salvific event; he was the guardian of the same love, through the power of which the eternal Father ‘destined us to be his sons through Jesus Christ’ (Ephesians 1:5).  (Pope John Paul II, Guardian of the Redeemer, August 15, 1989, 19)  A recent Spanish writer has said about St. Joseph’ relationship with Jesus and Mary, He loved Christ.  He lived with Christ.  He listened to Him.  He touched Him.  He was continually at the supernatural fountain of grace, enriching his interior life.  He also participated in the spiritual fullness of the Blessed Virgin Mary in their married life.  Surely Mary did not deprive her spouse of the benefits deriving from her perfection.  Mary led a most grace-filled life in the presence of Christ and the angels.  The only person she would have been able to communicate these blessings to would have been St. Joseph.  It was in this fashion that Mary fulfilled the precept of the Lord that the two partners in marriage should become one flesh.

Joseph is given titles in his Litany that are second only to those of the Virgin Mary.  He is called light of the patriarchs, spouse of the Mother of God . . . , model of the working man, tribute to the domestic life, guardian of virgins, consoler of the afflicted, hope of the sick, patron of the dying, scourge of demons, protector of the Holy Church . . . .  St. Josemaria Escriva states, Love St. Joseph a lot.  Love him with all our soul, because he, together with Jesus, is the person who has most loved our Blessed Lady and has been closest to God.  He is the person who has most loved God, after our Mother.  He deserves your affection, and it will do you good to get to know him, because he is the Master of the interior life, and has great power before the Lord and before the Mother of God.

As one of the prayers before Mass asks, O blessed Joseph, happy man whose privilege it was, not only to see and hear that God whom many a king has longed to see, yet saw not, longed to hear, yet heard not; but also to carry him in your arms and kiss him, to clothe him and watch over him!  Pray for us, blessed Joseph.

God bless

FRVW


Cada mes del año tiene un enfoque diferente.  El mes de marzo está dedicado al Patrón, y Protector de la Sagrada Familia y la Iglesia, San José.  Su fiesta es el 19 de marzo pero este año se va a celebrar el lunes 20 de marzo.

¿Quién es este hombre a quien el Hijo de Dios escogió para que fuera su papá adoptivo en la Tierra?  ¿Quién este hombre silencioso que las Sagradas Escrituras le fallan al no relatar ni una de sus palabras?  ¿Quién es este hombre fuerte, seguro de sí mismo que está  contento con estar a la sombra de Jesús y la Virgen María?  José es el pobre carpintero quien, después de María, estaba más cercano a Jesús que cualquier otra persona en la Tierra.  Después de María, nadie ha recibido tal misión única como lo hizo José.  Nadie ha amado tanto a Jesús.  Nadie le ha dado a Jesús más atención.  Ninguna otra persona ha tenido tanta intimidad con el Hijo de Dios.  Como dijo San  Bernardino de Siena en Homilías 1 acerca de San José, José es llamado ‘padre adoptivo’ pero las palabras no pueden expresar la íntima y misteriosa relación que en realidad él disfruto con el Hijo de Dios.  En circunstancias normales, un hombre se convierte en padre adoptivo por accidente. En el caso de José, sin embargo, su relación no fue accidental.  José fue creado para vivir esta responsabilidad trascendental.  Este era su predestino, el propósito de todas las gracias que había recibido.

La vida con Jesús es precisamente el misterio en el cual José de Nazaret ‘compartió’ como ningún otro ser humano, a excepción de María, la Madre de la Palabra Encardada.  Él compartió en el misterio con ella, él estaba involucrado en el mismo evento salvífico; él era el guardián del mismo amor a través del poder del cual el Padre Eterno nos ‘destinó para ser sus hijos a través de Jesucristo’ (Efesios 1:5).  (El Papa Juan Pablo II, Guardián del Redentor, 15 de Agosto de 1989, 19)  Un reciente escritor español ha dicho acerca de la relación de San José con Jesús y María, Él amó a Cristo.  Él vivió con Cristo.  Él lo escuchó.  Él lo tocó.  Él estuvo continuamente en la Fuente supernatural de gracia, enriqueciendo su vida interior.  Él también participo en la realización espiritual de la Santísima Virgen María en su vida matrimonial.  Con toda seguridad, María no derivó a su esposo de los beneficios derivados de su perfección.  María llevó una vida llena de gracia en la presencia de Cristo y los ángeles.  La única persona a la que ella pudo haberle comunicado estas bendiciones tuvo que haber sido San José.  Fue de esta forma que María realizó el precepto del Señor en el que dos socios en matrimonio deben de convertirse en una sola carne.  

A José se le dan títulos en su Letanía que son secundarios a los de la Virgen María.  Él es llamado luz de los patriarcas, esposo de la Madre de Dios… modelo de hombre trabajador, tributo a la vida doméstica, guardián de las vírgenes, Consuelo del afligido, esperanza del enfermo, patrón del moribundo, látigo de los demonios, protector de la Santa Iglesia… San Josemaría Escrivá dice. Amen mucho a San José.  Ámenlo con toda su alma porque el, junto a Jesús, es la persona que más ha amado a la Santísima Señora y ha estado más cercano a Dios.  Él es la persona que más ha amado a Dios, después de nuestra Madre.  Él se merece su afecto, y les hará bien conocerlo, porque él es el Maestro de la vida interior, y tiene gran poder ante el Señor y ante la Madre de Dios.

Así como lo pide una de las oraciones antes de la Misa, Oh bendito San José, hombre feliz al cual su privilegio fue, no solo ver y escuchar a ese Dios a quienes como rey muchos han querido ver, sin embargo no han visto, han esperado escuchar, sin embargo no han escuchado; ¡sino también lo llevo en sus brazos y lo besó, lo vistió y lo cuidó!  Ruega por nosotros santísimo José.

Dios los bendiga

FRVW