Purgatory

Purgatory

Posted by Reverend Thomas Vander Woude,

The month of November is dedicated to the ‘Poor Souls’.  Sometimes people see Purgatory as something negative, but it is far from it.  It is a place of God’s mercy and justice that is alluded to in the Scriptures.  November is the month when, in a particular way, we remember and pray for the souls in Purgatory.  November 1st is All Saints’ Day wherein we honor those in heaven.  November 2nd is All Souls’ Day when we remember and pray for those in Purgatory.  Nov. 2 begins a month-long prayer for the souls in Purgatory.

Purgatory is a place to which souls go after death to be purified of venial sins and atone for repented mortal/serious sins. (Not to be confused with marriage as one little boy did!) (We should recall that those in hell are not sorry for mortal sins.)  Those in Purgatory will go to heaven one day.  Purgatory will cease to exist at the end of this world.  A good priest I know of often says that he will turn out the lights in Purgatory!

2 Maccabees 12 recounts the story of Judas Maccabeus praying for his fallen comrades in arms.  The book, which is the Word of God, goes on to say that it was a holy and pious thought to pray for the dead.  Now, if there is only heaven and hell, how can it be a holy and pious thought to pray for the dead?  If there is no Purgatory, it is useless to pray for anyone after they die.  It is not holy and pious, but foolish.  Why?  Those in heaven are already in heaven, no prayers add to their heavenly glory.  Those in hell have chosen hell no prayers can change their condemnation.  Therefore, there must be a place where people can go wherein prayers can help them get to heaven.  This place the Church has called Purgatory.  It should not upset us that the word itself is not in the Scriptures; the teaching is clearly there.  The understanding is similar to that of  the Trinity which is clearly taught by Jesus without mentioning the word, ‘Trinity’.  The Church created the word, ‘Trinity,’ for the truth of the Triune God.

Our Lord Himself alludes to Purgatory in Matthew 12: 32 when He speaks of sins that can be forgiven in the next life, “And whoever says a word against the Son of man will be forgiven; but whoever speaks against the Holy Spirit will not be forgiven, either in this age or in the age to come.”  There is no sin in heaven and sins are not forgiven in hell.  Therefore, there must be a place where sins can be forgiven.

Our prayers can help those in Purgatory to be purified so they can attain heaven sooner than if no prayers were offered.  This is why we have Masses offered for the dead throughout the year.  It is also good to keep in mind the deepest soul in Purgatory and the one who has no one to pray for him.

God bless

FRVW


El mes de noviembre está dedicado a las ‘Animas Benditas’.  Algunas veces la gente ve el Purgatorio como algo negativo, pero está lejos de serlo.  Es un lugar de misericordia y justicia de Dios, que es aludido en las Sagradas Escrituras.  Noviembre es el mes en que, de una forma particular, nos recordamos y rezamos por las almas en el Purgatorio.  El uno de noviembre es el Día de Todos los Santos en donde honramos a aquellos que están en el Cielo.  El dos de noviembre comienza todo un mes de oración por las almas en el Purgatorio.

El Purgatorio es un lugar al cual las almas van después de la muerte a ser purificadas por sus pecados veniales y hacer reparación por los pecados mortales/serios que ya han sido perdonados.  (¡No se debe confundir con el Matrimonio como lo hizo un niño!)  (Debemos recodar que aquellos que están en el infierno no están arrepentidos por sus pecados mortales).  Aquellos que están en el Purgatorio van a ir al Cielo un día.  El Purgatorio va a dejar de existir al final de este mundo.  Un buen sacerdote que conozco a menudo dice que ¡él va a apagar las luces del Purgatorio!

En Macabeos dos versículo doce recuenta la historia de Judas Macabeo rezando por sus camaradas caídos en armas.  El libro, el cuál es la Palabra de Dios, continua diciendo que es una cosa santa y piadosa el pensar en rezar por los muertos.  Ahora, si solo hay Cielo e Infierno, entonces ¿cómo puede ser santo y piadoso pensar en rezar por los muertos?  Si no hay Purgatorio, no tiene sentido rezar por alguien después de que mueren.  No es santo ni piadoso sino insensato.  ¿Por qué?  Porque los que están en el Cielo ya están en el Cielo y ninguna oración se les puede agregar a su gloria celestial.  Aquellos que están en el Infierno, escogieron el Infierno, y ninguna oración puede cambiar su condena.  Por lo tanto, debe haber un lugar a donde la gente pueda ir en donde las oraciones pueden ayudarlos a llegar al Cielo.  Este lugar se llama Purgatorio.  No debería de molestarnos que la palabra en sí no está en las Escrituras; la enseñanza está allí claramente.  El entendimiento es similar al de la Trinidad la cuál es claramente enseñada por Jesús sin mencionar la palabra ‘Trinidad’.  La Iglesia creo la palabra ‘Trinidad’ debido al Trio de Dios.

Nuestro Señor mismo alude al Purgatorio en Mateo doce versículo treinta y dos, cuando habla de los pecados que pueden ser perdonados en la próxima vida, “y cualquiera que diga una palabra en contra del Hijo del hombre será perdonado; pero quien hable en contra del Espíritu Santo no será perdonado, en esta vida, ni en este tiempo, o en el tiempo por venir”.  En el Cielo no hay pecado y en el Infierno no se pueden perdonar los pecados.  Por lo tanto, debe haber un lugar en donde los pecados puedan ser perdonados.

Nuestras oraciones pueden ayudar a los que están en el Purgatorio a ser purificados para que puedan alcanzar el Cielo más pronto que si no se les ofrecieran oraciones.  Por eso es que durante todo el año ofrecemos Misas por los fallecidos.  También es bueno tener en mente al alma que está en lo más profundo del Purgatorio y a la que no tiene a nadie que rece por ella.

Dios los bendiga

FRVW