Meditation on Mary and Joseph

Meditation on Mary and Joseph

Posted by Reverend Thomas Vander Woude,

I hope everyone has had a good beginning to Advent!

As we prepare to celebrate the Birth of our Saviour, it may be good to apply some of our discussions on meditation.

St. Francis often used physical images to help him ponder Our Lord’s Life.  In particular, he is credited with the first Manger Scene – live.

Many of our families will have a manger scene up during Advent and Christmas.  When was the last time we read from the Gospel of Luke on the Birth of Jesus?  It may be something good to do – not just once.  There are always insights that Our Lord will give us in pondering aspects of His Life.

In meditating on His Birth, perhaps there are a few thoughts to consider – out of many.

  • What were the emotions of Mary and Joseph?
    • -- Mary at the Annunciation of the Archangel Gabriel that she would be the Mother of God.
    • -- She who had already made a vow of virginity and so sacrificed the possibility of bearing her own physical children; to now be told that she will bear a Son; and, not just any son, but the Son of God. Our Lady would have put together in her mind the various Old Testament prophecies of the Messiah.  She would have realized that she was the one spoken of in the prophecies who would give birth to the God-man.
    • -- And, yet, what is Our Lady’s humility that she tells no one! She goes immediately to care for her elderly cousin, Elizabeth, who is pregnant with John the Baptist.  Elizabeth is the only other one to know at this point in time that Mary is carrying the God-man – ‘Blessed art thou among women and blessed is the fruit of the thy womb.’  Again, what are Mary’s emotions and thoughts at the words of Elizabeth.  Well, her prayer, the Magnificat, gives us a glimpse.  She is incredibly grateful to God.
    • -- -- How often does a pregnant mother think of her child? What he will look like?  Various details of life with a baby, etc?  The final six months of Our Lady’s pregnancy are spent in silence – in prayer.  How can we grow in silence this Advent to consider the mystery of the God-man?
    • -- What must have been Our Lady’s thoughts and emotions as she held her son, the Son of God?! She must have had a great joy, gratitude, humility, peace, love, the list goes on.
    • -- Joseph’s emotions at seeing Mary pregnant after her three months with Elizabeth – recall Joseph would have known about her vow of virginity; he had made a choice out of love for Mary to forego the possibility of children to be her virginal spouse. What were his thoughts and emotions at the words of the angel clarifying Mary’s miraculous pregnancy?  What must have been his humble thoughts at the prospect of being chosen to be the foster-father of the God-man?!  What must have been his joy!
    • -- What must have been the conversation with Mary – though there is a deliberate silence in the Gospels to such conversations? One would think Joseph had plenty going through his mind as he did his carpentry; the thoughts of a new father!
    • -- How must Joseph have cared for Mary in her pregnancy; during their trip to Bethlehem; surrounding the Birth of Jesus; the future?
    • -- What were his thoughts and emotions at holding the God-man? In particular, he must have had a profound sense of his inadequacy, yet gratitude at being chosen to be Jesus’ father!

Just a few thoughts . . .

God bless

FRVW


¡Espero que todos hayan tenido un buen comienzo de Adviento!

Mientras nos preparamos para celebrar el nacimiento de Nuestro Salvador, sería bueno aplicar algunas de nuestras discusiones acerca de la meditación.

San Francisco a menudo usó imágenes para que lo ayudaran a reflexionar acerca de vida de Nuestro Señor.  En particular, a él se le acredita la escena del Pesebre – en vivo.

Muchas de nuestras familias van a tener la escena de un pesebre durante el Adviento y la Navidad.  ¿Cuándo fue la última vez que leímos el Evangelio de Lucas acerca del Nacimiento de Jesús?  A lo mejor fuera bueno hacerlo – y no sólo una vez.  Siempre hay puntos de vista que Nuestro Señor nos va a dar para reflexionar los aspectos de Su Vida.

Al meditar Su Nacimiento, a lo mejor deberíamos considerar algunas cosas – de muchas.

  • ¿Cuáles son las emociones de María y José?
    • -- De María en la Anunciación del Arcángel Gabriel de que ella sería la Madre de Dios.
    • -- Ella que ya había hecho un voto de virginidad y por lo mismo había sacrificado la posibilidad de tener sus propios hijos; saber que ahora se le decía que ella iba a tener un Hijo; y no solo un hijo sino el Hijo de Dios. Nuestra Señora debe haber puesto en su mente varias profecías del Mesías del Antiguo Testamento.  Ella debe haberse dado cuenta que ella era de quien se hablaba en las profecías, quien daría a luz al Hijo del hombre.
    • -- Y, sin embargo, ¡cuál sería la humildad de Nuestra Señora que no se lo diría a nadie! Ella va inmediatamente a cuidar a su prima ya mayor, Isabel, quien está embarazada de Juan el Bautista.  Isabel es la única que sabe hasta ese momento que María lleva en su vientre al Hijo del hombre – ‘Bendita eres tú entre todas la mujeres y bendito es el fruto de tu vientre’.  Una vez más, cuáles fueron las emociones y pensamientos de María al escuchar las palabras de Isabel.  Bueno, su oración, la Magníficat, nos lo deja entrever.  Ella está increíblemente agradecida con Dios.
    • -- ¿Cuán a menudo piensa en su hijo una mujer embarazada? ¿Cómo se verá?  Varios detalles del bebé, etc.  Los últimos seis meses del embarazo de Nuestra Señora los pasa en silencio – en oración.  ¿Cómo podemos crecer en silencio este Adviento para considerar el misterio del Dios-hombre?
    • -- ¡¿Cuáles habrán sido los pensamientos y emociones de Nuestra Señora mientras sostenía en sus brazos a su hijo, el Hijo de Dios?! Ella debe haber tenido una gran alegría, gratitud, paz, amor, y la lista continua.
    • -- Las emociones de José al ver a María embarazada después de haber pasado tres meses con Isabel – acuérdense que José ya debe haber sabido acerca de su voto de virginidad; el había hecho su elección de renunciar a la posibilidad tener hijos, para ser su esposo virginal, por amor a María. ¿Cuáles eran sus pensamientos y emociones al escuchar las palabras del ángel para clarificar el embarazo milagroso de María?  ¡¿Cuáles deben haber sido sus humildes pensamientos con el prospecto de haber sido elegido para ser el padre adoptivo del Dios-hombre?!  ¡Cuánta habrá sido su alegría!
    • -- ¿Cuál habrá sido la conversación con María? – aunque en el Evangelio hay un silencio deliberado de tales conversaciones. Uno pensaría que José tenía un montón de cosas pasando por su mente mientras trabajaba en su carpintería; ¡los pensamientos de un nuevo papá!
    • -- ¿Cuánto habrá cuidado José a María durante su embarazo; durante su viaje a Belén; rodeando el Nacimiento de Jesús; el futuro?
    • -- ¿Cuáles eran sus pensamientos y emociones al sostener en sus brazos al Dios-hombre? En particular, él debe haber tenido un profundo sentimiento de deficiencia, sin embargo, ¡de gratitud por haber sido escogido ser el papa de Jesús!

Solo unos cuantos pensamientos . . .

Dios los bendiga

FRVW