Mary Magdalene

Mary Magdalene

Posted by Reverend Thomas Vander Woude,

The Blessed Virgin Mary has many solemnities, feasts and memorials throughout the Church year.  Do you know the only other woman in the Church calendar who has a feast day in her honor?  We might guess one of the women mentioned in Eucharistic Prayer, or St. Catherine of Siena, or St. Teresa of Avila.  It is the penitent, Mary Magdalene, who was present with Our Lady and St. John at the foot of the Cross.

At first glance it may seem as quite amazing that next to Our Lady, St. Mary Magdalene is the next woman in ecclesiastical honor!  Who was Mary Magdalene?  We are told in John’s Gospel that Our Lord exorcised seven demons from her.  Traditionally understood, her career was a ‘lady of the night.’  She was a profound sinner.

Mary Magdalene must have been a woman with many wounds.  For, how do demons often gain access to a soul, but as a result of wounds that one has received?  How much emptiness, sadness, loneliness and discouragement must have been Magdalene’s?  One can wonder if she ever knew love.

How her life changed when she met Our Lord!  He exorcised the demons and healed the wounds that had allowed their entrance.  She met a man, the God-man, who truly loved her for who she was: a person, a daughter of His Father, a child of God.  Perhaps, she had an initial fear when His eyes pierced and read her soul.  How soon did she see True Love in His eyes!  Can we imagine her freedom, self-worth, peace and joy at Our Lord’s interaction with her?!  Talk about tears!

St. Mary Magdalene is the example for all of us sinners!  She is the penitent sinner who experiences True Love, peace and joy as she had never experienced!  Is this not the case for all of us when we come humbly to Jesus to ask forgiveness and receive His Mercy?!  Can we imagine how many people she brought to Our Lord through her change of life?  How many she must have brought to Our Lord through her new-found peace and joy of life!

Should it not be similar for you and me?!

God bless

FRVW


La Santísima Virgen María tiene muchas solemnidades y fiestas durante el año de la Iglesia.  ¿Conocen ustedes a otra mujer que tenga una fiesta en su honor en el calendario de la Iglesia?  Podríamos pensar en alguna de las mujeres mencionadas en la Oración Eucarística, o Santa Catalina de Siena, o Santa Teresa de Ávila.  Fue la penitente María Magdalena quien estuvo presente con Nuestra Señora y San Juan al pie de la Cruz.

A primera vista parece como algo increíble que María Magdalena es la siguiente mujer ¡con honor eclesiástico después de Nuestra Señora!  ¿Quién era María Magdalena?  Se nos dice en el Evangelio de Juan que Nuestro Señor exorcizó siete demonios de ella.  Tradicionalmente se ha entendido que su carrera era la de una ‘dama de la noche’.  Ella era una profunda pecadora. 

María Magdalena debe haber sido una mujer con muchas heridas.  Porque a menudo ¿cómo ganan acceso los demonios al alma de uno, sino como resultado de las heridas que uno ha recibido?  ¿Cuánto vacío, tristeza soledad y desaliento debe haber sido el de Magdalena?  ¿Uno puede preguntarse si ella siquiera conoció el amor?

¡Cómo cambio su vida cuando conoció a Nuestro Señor!  El exorcizó los demonios y curó las heridas que habían permitido su entrada.  Ella conoció a un hombre, el Dios-hombre, quien la amó verdaderamente por quien ella era: una persona, una hija de Su Padre, una hija de Dios.  A lo mejor ella tuvo un miedo al principio cuando Sus ojos penetraron y pudieron leer su alma.  ¡Cuán pronto pudo ella ver el Verdadero Amor en Sus ojos!  ¡¿Nos podemos imaginar su sensación de libertad, su autoestima, paz y alegría por la interactuación de Nuestro Señor con ella?!  ¡No digamos las lágrimas!

¡Sta. María Magdalena es el ejemplo para todos nosotros los pecadores!  ¡Ella es la pecadora penitente que experimenta un Amor Verdadero, paz y alegría como jamás ella lo había experimentado!  ¡¿No es ese el caso de todos nosotros cuando vamos humildemente a Jesús para pedirle perdón y recibir Su Misericordia?!  ¿Nos podemos imaginar cuanta gente ha llevado ella a Jesús a través de su cambio de vida?  ¡A cuantos ha de haber llevado a Nuestro Señor a través de su recién encontrada paz y alegría de vida!

¡¿No debería ser similar para ustedes y para mí?!

Dios los bendiga

FRVW