Holy Week 2019

Holy Week 2019

Posted by Reverend Thomas Vander Woude,

It was good to see many of you at the movie, “Unplanned,” last Sunday.  Though we had Abby Johnson at Holy Trinity last year, a movie, when faithful to history, can tell a story in a beautiful way.  Such is the case in “Unplanned.”  One would hope that a movie of this sort – that reveals the lies of abortion and God’s mercy in its midst – would be a catalyst for many to work all the more earnestly to bring about the culture of life and end to the culture of death.

Again, we begin the most holy of weeks – Holy Week as we call it.  Every year the Church has us recall and re-live the events of Jesus’ life wherein He redeemed mankind.  Why did God, the Son become man?  Why did not God, the Father just wash out the sins of mankind?  Why the Cross?  Why the Resurrection?

When man offends God, he offends the Infinite God.  Because our offenses are against an infinite God, we, as finite beings, cannot make up for our offenses against Him.  So, how does God make up for our sins while showing His love for us?  God, the Father sends His Son as man – Jesus – to redeem us.  So, in Jesus man redeems man.  Yet, He is God and His Sacrifice is infinite.  It is this same Sacrifice of Jesus that we have at every Mass!

Our Lord wishes to teach us how much we are loved by His Sacrificial Passion and Death.  Every person can look at a Crucifix and see how much he is loved by God!  Could one really have an experience of God’s love if He were just to have said, “Your sins are forgiven?”  We are sensible beings and learn through our senses, through experience.  God is the perfect Teacher, the perfect Poet.  He knows how to attract the human heart.  He knows how to teach through experience.

In the Passion and Death of the God-man, Our Lord uses the effects of Original Sin – suffering and death – to make up for the sin of Adam and Eve.  Not only is this a humiliation to the devil, but God also uses in His Redemptive Story a man, a woman and a tree.  As the Church Fathers -who wrote in the first few centuries after Jesus – explain, Jesus is the New Adam who obeys His Father’s Will in the Redemption; Mary is the New Eve who likewise is obedient to God’s plan; finally, there is a tree, an apparent dead tree, that bears the greatest fruit a tree has ever born – the Redemption of the world!

Though the devil, sin and death are crushed in Our Lord’s Passion and Death, the crowning of Our Lord’s victory is His Resurrection.  There is no question Jesus is God when He rises from the dead under His own power!  He has overthrown the devil’s hold on this world!  He has overthrown sin and death: “O death, where is your victory?!  O death, where is your sting?!”

In His Resurrection, Jesus shows forth what He promises for all of us.  He tells us that we will rise from the dead someday.  It is one of the truths of the Catholic Faith that we say every Sunday in the Nicene Creed: “I believe in the resurrection of the dead and life everlasting.”  Death is not the end.  When God calls us home, having died in His friendship, our bodies will be re-united with our souls in the final resurrection!

God bless

FRVW


Fue bonito ver a tantos de ustedes el domingo pasado en la película “Unplanned”.  A pesar de que tuvimos a Abby Johnson en Holy Trinity el año pasado, una película, cuando es fiel a la historia, puede contar una historia de una forma bonita.  Tal es el caso en “Unplanned”.  Uno esperaría que una película de este tipo – que revela las mentiras del aborto y la misericordia de Dios en medio de ellas – podría ser un catalizador para muchos a trabajar más fervientemente para llevar una cultura de vida y darle fin a la cultura de la muerte.

Una vez más, comenzamos la más santa de las semanas – Semana Santa como la llamamos.  Cada año la Iglesia nos llama y revive los eventos de la vida de Jesús en los que Él redimió la humanidad.  ¿Por qué Dios, el Hijo se convirtió en hombre?  ¿Por qué no Dios, el Padre solamente borró los pecados de la humanidad? ¿Por qué la Cruz?  ¿Por qué la resurrección?

Cuando el hombre ofende a Dios, ofende al Dios Infinito.  Porque las ofensas son en contra un Dios Infinito, nosotros, seres finitos, no podemos reparar nuestras ofensas en contra de Él.  Así que, ¿cómo puede Dios reparar nuestros pecados mientras nos muestra su amor por nosotros?  Dios, el Padre envía a Su Hijo como hombre – Jesús – para redimirnos.  Así que, en Jesús hombre se redime.  Sin embargo, Él es Dios y Su Sacrificio es infinito.  ¡Es este mismo Sacrificio de Jesús el que tenemos en cada Misa!

Nuestro Señor desea enseñarnos cuanto somos amados a través de Su Pasión y Muerte Sacrificial.  ¡Cada persona puede observar un Crucifijo y ver cuanto él/ella es amado por Dios!  ¿Podría uno experimentar realmente el amor de Dios, si Él únicamente hubiera dicho, “tus pecados están perdonados”?  Nosotros somos seres sensibles y aprendemos a través de nuestros sentidos, a través de experiencia.  Dios es el Maestro perfecto, el Poeta perfecto.  Él sabe cómo atraer al corazón humano.  Él sabe cómo alcanzarnos a través de la experiencia.

En la Pasión y Muerte de Dios-hombre, Nuestro Señor usa los efectos del Pecado Original – sufrimiento y muerte – para reparar el pecado de Adán y Eva.  Ésta no solo fue una humillación para el demonio, sino que Dios usó Su Historia Redentora, un hombre, una mujer, y un árbol.  Así como los Padres de la Iglesia – quienes escribieron en los primeros siglos después de Jesús – explican, Jesús es el nuevo Adán que obedece la voluntad de Su Padre en la Redención; María es la nueva Eva quien de la misma forma es obediente al plan de Dios; finalmente, hay un árbol, un árbol aparentemente muerto, que carga el más grande fruto que un árbol haya dado – ¡la Redención del mundo!

A pesar del demonio, el pecado y la muerte son aplastadas en la Pasión y Muerte de Nuestro Señor, la coronación de la victoria de Nuestro Señor es Su Resurrección.  ¡No hay duda de que Jesús es Dios cuando se levanta de entre los muertos por su propio poder!  ¡Él ha vencido el aferro del demonio a este mundo!  Él ha vencido el pecado y la muerte: “¡¿Oh muerte, en donde esta tu victoria?!  ¡¿O muerte, en donde esta punzada?!”

En Su Resurrección, Jesús muestra lo que Él promete para todos nosotros.  Él nos dice que nosotros nos levantaremos de entre los muertos algún día.  Es una de las verdades de la Fé Católica que decimos cada domingo en el Credo Niceno: “Creo en la resurrección de los muertos y la vida eterna”.  La muerte no es el final.  Cuando Dios nos llame a casa, al haber muerto en su amistad, nuestros cuerpos se reunirán con nuestras almas en la resurrección final

Dios los bendiga

FRVW