Fr. Pierre-Jean De Smet

Fr. Pierre-Jean De Smet

Posted by Reverend Thomas Vander Woude,

As I write this column on the Memorial of St. Ignatius of Loyola, founder of the Jesuits, perhaps it would be well to consider a tremendous Jesuit missionary in the United States.  His name was Fr. Pierre-Jean De Smet, S.J.  A Belgian by birth (b. 1800) who came to bring the Faith of Jesus Christ to the New World in 1821.  He studied for the priesthood at the Jesuit seminary near present-day Sacred Heart Parish in Bowie, MD.  He was ordained in 1827, but was not to embark on his missionary work until 1837.

In the course of the next 36 years he was to travel 300,000 miles.  On June 25, 1840 he crossed the Continental Divide and offered the first Mass in Wyoming.  Over the course of his years in the West, he converted four entire Indian tribes.  He also brought the first religious order of sisters to Oregon and the West Coast in 1844.

Fr. De Smet loved the Native American peoples.  He not only sought to bring them spiritual life through Our Lord’s Truth and the Sacraments, but he also sought to improve and defend their physical lives.  There was violence amongst the Native Americans toward each other as well as toward settlers.  What did not help matters were policies of the Indian Bureau of the American Government that, for the most part, did not see Native Americans as fellow human beings with equal dignity before God.  So often the policy was to establish treaties with the Indians then break them if needed.  For example, when gold was discovered in the Black Hills of South Dakota, Indian land, the treaty was broken.  Often De Smet would intercede to broker peace between the Native Americans and the US Government.  Other times, there was bloodshed.  The Native Americans were not innocent.  That said, one can see the injustice that exacerbated conflict.

In one particular instance in 1864, the Sioux were on a rampage.  Fr. De Smet arrived at an US Army outpost on the Missouri River.  A massive number of Sioux warriors amassed on the opposing bank of the river.  Those in the fort prepared for the end.  Yet, Fr. De Smet told the officer-in-charge he would go to the Sioux and meet with them.  The cavalry officer told him it would be suicide.  Nevertheless, De Smet took his canoe and rowed across the river.  He then disappeared amongst the warriors.  Imagine the surprise of the US cavalry when Fr. De Smet came paddling back to the fort at the end of the day!  When asked why he had not been killed, De Smet responded that the Sioux had learned of his presence at the fort and had come to meet with him!  He later was to broker a peace with the Sioux and the US Government in 1868 (which was later broken by the US Government and led to the Battle of Little Bighorn in 1876 wherein Custer was defeated).

Fr. De Smet died in St. Louis in 1873 having baptized thousands of Native Americans.

A little bit of trivia: De Smet, South Dakota was later to be the childhood home of Laura Ingalls Wilder.

God Bless

FRVW


Mientras escribo esta columna en el día de San Ignacio de Loyola, fundador de los Jesuitas, a lo mejor sería bueno considerar a un tremendo misionero jesuita de los Estados Unidos.  Si nombre era Padre Pierre-Jean De Smet, S. J.  Belga de nacimiento (1800) quien trajo la Fé de Jesucristo al Nuevo Mundo en 7821.  Él estudio para el sacerdocio en el seminario jesuita en Bowie, MD cerca de la que hoy día es la parroquia Sagrado Corazón.  Fue ordenado al sacerdocio en 1827 pero no se embarcó en su trabajo misionero sino hasta el año 1837. 

En el transcurso de los siguientes 36 años él recorrió 300,000 millas.  El 25 de junio de 1849 el cruzó la Divisoria Continental y ofreció su primera Misa en Wyoming.  En el transcurso de sus años en el oeste, él convirtió a la Fé a cuatro tribus indígenas.  El también llevo la primera orden religiosa de monjas a Oregón y a lo largo de la costa oeste en 1844.

Padre De Smet amaba a los indios Americanos, El no solo buscaba llevarles vida espiritual a través de la Verdad de Nuestro Señor y los Sacramentos, sino que también buscaba mejorar y defender sus vidas físicas.  Había violencia entre las diferentes tribus así como entre ellos y los colonizadores.  Lo que no ayudaba con la situación eran las políticas de Oficina Indígena del Gobierno Americano que, mayormente, no veía a los indios americanos como seres humanos con una dignidad igual ante los ojos de Dios.  Muy a menudo la política era establecer tratados con los indios para romperlos después si era necesario.  Por ejemplo, cuando se descubrió el oro en tierra india de las Montañas Negras en Dakota del Sur, el tratado fue roto.  A menudo, De Smet intercedía para hacer las paces entre Indígenas Americanos y el Gobierno de los Estados Unidos. Otras veces había derramamiento de sangre.  Los Indígenas Americanos no eran inocentes.  Habiendo dicho esto, uno puede ver la injusticia que complicaba el conflicto.

En una instancia en particular en 1864, los Siux estaban en un alboroto.  El Padre De Smet llego a un puesto del ejército de los Estados Unidos en el Rio Missouri.  Un abrumador número de guerreros Siux se amasaron en el lado opuesto del rio.  Aquellos que estaban en el fuerte se prepararon para el fin.  Sin embargo, el Padre De Smet le dijo al oficial encargado que el iría a reunirse con los Siux.  El oficial de caballería le dijo que sería un suicidio.  Aun así, el Padre De Smet tomó su canoa y atravesó el rio, después él desapareció entre los guerreros.  ¡Imagínense la sorpresa de la caballería de los Estados Unidos cuando el Padre De Smet vino remando de regreso al final del día!  Cuando le preguntaron porque no lo habían asesinado, De Smet respondió que los Siux sabían de su presencia en el fuerte ¡y habían venido a conocerlo!  Después él fue el negociador de paz entre los Siux y el gobierno de los Estados Unidos en 1868 (la cual fue rota por el Gobierno de los Estados Unidos lo cual llevo a pelear la Batalla del Pequeño Carnero en 1876 en la cual Custer fue derrotado).

Padre De Smet murió en San Louis en 1873 habiendo bautizado a miles de Indígenas Americanos. 

Una pequeña trivia: De Smet, Dakota del Sur mucho tiempo después fue el hogar de la niñez de Laura Ingalls Wilder.

Dios los bendiga

FRVW