Fr. Ciszek on Total Self-Abandonment

Fr. Ciszek on Total Self-Abandonment

Posted by Reverend Thomas Vander Woude,

Fr. Walter Ciszek was ordained a Catholic priest in 1937.  Born in Pennsylvania to Polish immigrants, he was sent to eastern Poland as a missionary.  Just two years later, the Soviet Union invaded eastern Poland.  Fr. Ciszek followed the train of Poles into the Soviet Union.  He functioned clandestinely as a priest until his arrest in 1941.  Under torture he signed a confession that he was a Vatican spy.  He would spend five years in the infamous Lubyanka prison, mostly in isolation, as well as fifteen additional years in hard labor – shoveling coal onto ships, working in mines, etc.  He has written two books of his experiences: With God in Russia and He Leadeth Me.

In his second and spiritual-focused book, Fr. Ciszek recounts an episode with a Soviet/Communist interrogator – which would be common – during his latter four years in Lubyanka.  After signing the fake-dossier, Ciszek was expected to ‘cooperate’ with the communists.  The priest found himself afraid amidst spiritual desolation.  At one point he said the blackness and hopelessness overwhelmed him.  He could only see two possibilities: cooperation with the communists or execution.  For that one moment, the Jesuit had lost all hope and faith in God.  He had lost the sight of God.  He was ashamed.

What did he do?  He turned immediately to Our Lord Whom he had forgotten.  “I had to pray that He would never let me fail to remember Him and trust in Him.  I pleaded my helplessness to face the future without Him.  I told Him that my own abilities were now bankrupt and He was my only hope.”

Almost immediately Fr. Ciszek was bolstered by the thoughts of Our Lord’s Agony in the Garden.  Jesus said, “Not as I will, but as thou wilt.”  “It was total self-surrender, a stripping away of all human fears, of all (human) doubts about his own abilities to withstand the passion, of every last shred of self, including self doubt.”  He calls this realization a conversion to live a total self-abandonment to God’s Will.  He was left with peace and clarity in total trust of Our Lord rather than himself.  “No danger could threaten me, no fear could shake me, except the fear of losing sight of Him.  The future, hidden as it was, was hidden in His Will and therefore acceptable to me no matter what it might bring.” 

The interrogator recognized the change in him quickly.  There was no fear.  There was a peaceful strength.  When pushed to cooperation with the communists, particularly to return to Rome and act as a Soviet spy, the priest simply refused.  With the threat of execution, the priest peacefully abandoned himself to Our Lord.  “I think I smiled.  I knew then I had won.”

Fr. Ciszek was not put before a firing squad, but sent to Siberia to the labor camps.

What a lesson for you and me in our present day!

God bless

FRVW


El Padre Walter Ciszek fue ordenado sacerdote católico en 1937.  Nacido in Pensilvania de padres inmigrantes polacos, él fue enviado a Polonia como misionero.  Solamente dos años después, la Unión Soviética invadió el este de Polonia.  El Padre Ciszek siguió el tren lleno de polacos hacia la Unión Soviética.  Él fungía clandestinamente como sacerdote hasta su arresto en 1941.  Bajo tortura él firmó su confesión de ser espía para el Vaticano.  Él pasaría cinco años en la infame prisión de Lubyanka, más que nada en aislamiento, así como quince años adicionales trabajando en trabajos forzados – paleando carbón a los barcos, trabajando en las minas, etc.  Él ha escrito dos libros contando sus experiencias: With God in Russia and He Leadeth Me (Con Dios en Rusia y Él me Guió).

En su segundo libro, espiritualmente enfocado, el Padre Ciszek recuenta el episodio con un interrogador soviético/comunista – lo cual era común – durante las últimas cuatro horas en Lubyanka.  Después de firmar el documento falso, se esperaba que Ciszek ‘cooperara’ con los comunistas.  El sacerdote se encontró a él mismo asustado en medio de una desolación espiritual.  En un momento, él dijo que la oscuridad y desesperanza lo invadieron.  Él solo podía ver dos posibilidades: cooperación con los comunistas o ejecución.  Por ese único momento, el jesuita había perdió toda esperanza y fe en Dios.  Él había perdido de vista a Dios.  Él estaba avergonzado. 

¿Qué hizo él?  Inmediatamente se volvió a Nuestro Señor a quien había olvidado. 
Tuve que rezar para que Él no me permitiera fallarle,  recordándolo  y confiando en Él.  Le supliqué debido a mi impotencia para enfrentar el futuro sin Él.  Le dije que mis propias habilidades estaban rotas ahora y que Él era mi única esperanza.”

Casi inmediatamente el Padre Ciszek fue reafirmado en sus pensamientos acerca de la Agonía en el Jardín de Nuestro Señor.  Jesús dijo, “No se haga mi voluntad sino tuya”.  “Fue una rendición total, una eliminación de todos los miedos humanos, de todas las dudas (humanas) acerca de sus propias habilidades para resistir las pasiones, de hasta la última pizca de si mismo, incluyendo dudas de si mismo’.  A esta realización él la llama una conversión para vivir en total auto-abandono a la Voluntad de Dios.  Él quedó con una paz y claridad en la total confianza en Nuestro Señor en lugar de en él mismo.  “Ningún daño me podía amenazar, ningún miedo me podía sacudir, excepto el miedo a perderlo de vista a Él.  El futuro, escondido como estaba, estaba escondido en Su Voluntad, y por lo tanto era aceptable sin importar lo que trajera”.

El interrogador reconoció inmediatamente el cambio en él.  No había miedo.  Había una fortaleza pacífica.  Cuando lo empujaban a cooperar con los comunistas, particularmente a regresar a Roma y actuar como espía soviético, el sacerdote simplemente se negó.  Con la amenaza de ejecución, el sacerdote pacíficamente se abandonó a sí mismo en Nuestro Señor.  “Creo que sonreí.  Yo sabía que había ganado”. 

El Padre Ciszek no fue puesto ante el pelotón de fusilamiento, pero fue enviado a Siberia a campos de trabajo. 

¡Que gran lección para ustedes y para mí en el día de hoy!

Dios los bendiga

FRVW