Education

Education

Posted by Reverend Thomas Vander Woude,

I was looking through ‘the archives’ in preparation for this column and came upon a topic from a few years ago.  It is applicable always to speak on the nature of true education rather than accumulation of knowledge.  It is appropriate as we dedicate the end of January to Catholic Education.  Though the focus is higher education, the principles can/should be applied to all levels of education.

What is a university?  What is a Catholic university?

By definition, a university should be dedicated to all the disciplines of education.  If a university is universal, the whole person should be formed by instruction in various subjects – not just his/her major.  How many engineer majors study philosophy?  How many graduates of any university study theology?  Cardinal John Henry Newman, who wrote ‘the work’ in the 1800s on the ‘Idea of a University’, made a very strong case for the primary discipline of study to be theology.  Simply put, a university is a place for study of the truth and an increase in knowledge.  Should not emphasis be placed on the Source of Knowledge and He Who is the Way, the Truth and the Life?

A Catholic university places emphasis on the student’s formation in the Catholic tradition with no apologies made.  After all, it is a Catholic institution.  Therefore, every student that graduates should have studied the basic doctrinal and moral teachings of the Catholic Faith, classical philosophy with emphasis on St. Thomas Aquinas, etc.

Our Lord said, “The truth will set you free,” and, “I am the way, the truth, and the life.”  How can adherence to the truth of Jesus Christ ever limit someone’s freedom?  How can study according to the mind of Christ, the all-good God, ever limit one?  It only limits error because He is truth itself!  For someone to say that academic freedom is not valued in the Catholic Church is to reveal a complete misunderstanding of freedom, truth and the Catholic Church.

Is it necessary to study error in a university so as to explain the truth?  If we read St. Thomas, he answers prevailing errors in teaching the truth.  Error is not taught without correction by the truth.  Authentic academic freedom provides the student with principles of truth so as to apply them throughout life.  Academic freedom, as we hear it so often used, is nothing other than a desire to teach error without the guiding prism of the truth as proffered by the Catholic Church; the authority to which Jesus Christ promised the infallible guidance of the Spirit of Truth.

And, let us not forget what institution encouraged and led the establishment of the first universities: the Catholic Church.

God bless

FRVW


Yo estaba viendo ‘los archivos’ en preparación para esta columna y me encontré con un tema de hace algunos años.  Siempre es pertinente hablar de la naturaleza de la verdadera educación en lugar de la acumulación de conocimiento.  Es apropiado que dediquemos el fin del mes de enero a la Educación Católica.  A pesar de que el enfoque es la educación universitaria, los principios pueden/deben ser aplicados a todos los niveles de educación.

¿Qué es una universidad?  ¿Qué es una universidad Católica?

Por definición, una universidad debería estar dedicada a todas las disciplinas de la educación.  Si una universidad es universal, la persona en su totalidad debería ser formada con instrucción en varios sujetos – no únicamente los de su carrera.  ¿Cuántos ingenieros estudian filosofía?  ¿Cuántos egresados de cualquier universidad estudia teología?  El Cardenal John Henry Newman, quien escribió ‘la obra’ en los años 1800 acerca de la ‘idea de una universidad’, hizo un caso fuerte para que la disciplina  principal fuera estudiar teología.  Puesto de una forma simple, una Universidad es un lugar para estudiar la verdad  e incrementar el conocimiento.  ¿No se debería poner  énfasis en la Fuente del Conocimiento y en Él quien es la Verdad y la Vida?

Una Universidad Católica pone énfasis en la formación del estudiante en la tradición sin pedir disculpas.  Después de todo, es una institución Católica.  Por lo tanto, cada estudiante que se gradúa debería haber estudiado las enseñanzas doctrinales y morales básicas de la Fe Católica, filosofía clásica con énfasis en Sto. Tomas de Aquino, etc.
Nuestro Señor dijo, “la verdad te hará libre”, y “Yo sol el camino, la verdad y la vida”.  ¿Cómo adherirse a la verdad de Jesucristo podría limitar la libertad de uno?  ¿Cómo el estudio, de acuerdo a la mente de Cristo, el todo-bueno Dios, podría alguna vez limitarlo a uno?  El error es lo único que limita ¡porque Él es la verdad misma!  Para que alguien diga que la libertad académica no es valuada en la Iglesia Católica es revelar un completo malentendido de lo que es la libertad, la verdad y la Iglesia Católica.

¿Es necesario estudiar el error en una Universidad para poder explicar la verdad?  Si leemos a Sto. Tomas, el responde errores predominantes al enseñar la verdad.  El error no se enseña sin correcciones de la verdad.  La libertad académica autentica le provee al estudiante principios de la verdad para que sean aplicados a través de la vida.  Libertad académica, como escuchamos que es usada a menudo, no es nada más que el deseo de enseñar error sin el prisma de la verdad como se ofrece en la Iglesia Católica; la autoridad a la cual Jesucristo prometió la dirección del Espíritu de la Verdad.

Y no nos olvidemos de que institución animó y guio al establecimiento de las primeras universidades: La Iglesia Católica.

Dios los bendiga
FRVW