Easter 2019

Easter 2019

Posted by Reverend Thomas Vander Woude,

On Good Friday the Romans, Jewish leaders killed Life Itself.  The Jewish Sanhedrin concocted a lie to convict Truth Itself.  Being led by the devil, they followed the wide road rather than He Who is the Way.

St. Paul will tell us in 1 Corinthians 15: 55, “O death where is your victory?  O death where is your sting?”

Jesus Christ, the Way, the Truth and the Life can never be destroyed.  He it is Who destroys sin and death by His own Passion and Death.  He shows forth His divinity in His Resurrection.  His Resurrection is a promise to all of us that our souls will be re-united with our bodies one day – God please to eternal life.  By His Resurrection Jesus confirms all of His Teachings are the way to living a truly human life; that His Teachings are true; that His Teachings bring life.

There are plenty of those who would disagree that Christ’s Teachings are the way to live a truly human life; are true; bring life.  But, do they have another way wherein the author rises from the dead under his own power?!  No.  Do they have millions throughout the centuries who have laid down their lives rather than betray the wide road of sin, error and death?  As Catholics, we have millions throughout the centuries who have laid down their lives rather than betray the Risen Jesus: the Way, the Truth and the Life!

It is Jesus’ Resurrection that gains for us freedom.  Freedom that points to the eternal.  Monsignor Lorenzo Albacete wrote years ago (and in included the April 10th meditation of Magnificat) that freedom – man’s ability to choose – alludes to eternity.  Why?  Our freedom desires to be fulfilled totally.  Total fulfillment cannot be attained in this life.  Only in eternity can our freedom be perfectly fulfilled.  We call it the Beatific Vision; that Blessed Union with the Holy Trinity forever.

Jesus conquers death by His Death and gains life for us by His Death and Resurrection.  By having His Life in my soul – grace - through Baptism, I am able to use my free will for the good.  The more times I receive Christ’s sacraments, cooperate with His grace in daily prayer, sacrifice, virtue, daily duty, etc, the greater is my ability to be free.  The greater the share in the life of the Blessed Trinity in my soul, the greater my ability to always choose the good – to love, the greater my ability to be free!  For, it is sin that shackles man and leads to death.

Our Lord’s Resurrection gains for us the freedom and grace to live out His Way, His Truth and His Life; to live out a truly human life!

On behalf of Fr. Isaiah, Fr. Carr and Deacon Ross we hope each of you and your family has a holy and joyful Easter!

FRVW


El Viernes Santo los romanos y líderes judíos mataron la Vida Misma.  El sanedrín judío elaboró una mentira para condenar a la Verdad Misma.  Guiados por el demonio, ellos siguieron el camino ancho en vez de a Él que es El Camino.

San Pablo nos dice en la 1era Carta a los Corintios 15:55, “¿Oh muerte en dónde está tu victoria? ¿Oh muerte en dónde está tu aguijón?”

Jesucristo, El Camino, La Verdad y La Vida nunca puede ser destruido.  Él es quien destruyó el pecado y la muerte con su propia Pasión y Muerte.  Él mostró su Divinidad con Su Resurrección.  Su Resurrección es una promesa a todos nosotros de que nuestras almas se van a reunir con nuestros cuerpos algún día – con Dios en la vida eterna.  Con Su Resurrección Jesús confirma que todas Sus Enseñanzas son la forma de vivir una verdadera vida humana; que Sus Enseñanzas son verdad; que Sus Enseñanzas llevan vida.

Hay muchos que están en desacuerdo con que las Enseñanzas de Cristo son una forma de vivir una verdadera vida humana; son verdad; llevan vida.  Pero, ¡¿tienen otro camino en donde el autor se levanta de entre los muertos por su propio poder?!  No.  ¿Tienen ellos a millones que han entregado su vida en vez de traicionar el ancho camino del pecado, error y muerte a través de los siglos?  Como católicos, nosotros tenemos a millones que han dado la vida en vez de traicionar a Jesús Resucitado: ¡El Camino, La Verdad y La Vida!

Es la Resurrección de Jesús la que ganó la libertad para nosotros.  La libertad que apunta hacia la eternidad.  Monseñor Lorenzo Albacete escribió hace años (y está incluido en la Magnificat en inglés del 10 de abril), que la libertad – la habilidad del hombre de escoger – alude a la eternidad.  ¿Por qué?  Nuestra libertad desea ser satisfecha totalmente.  La satisfacción total no se puede obtener en esta vida.  Solo en la eternidad se puede satisfacer perfectamente nuestra libertad.  Nosotros lo llamamos Visión Beatifica; la Santísima Unión con la Santísima Trinidad para siempre.

Jesús conquista la muerte con Su Muerte y gana vida para nosotros con Su Muerte y Resurrección.  Al tener Su Vida en mi alma – gracia – a través del Bautismo, yo soy capaz de usar mi libre albedrio para el bien.  Entre más veces recibo a Cristo en los sacramentos, coopero con Su gracia en mis oraciones diarias, sacrificios, virtudes, deberes diarios, etc., mayor es mi habilidad de ser libre.  Entre más grande es mi participación en la vida de la Santísima Trinidad, mayor es mi habilidad de escoger siempre el bien – a amar, ¡mayor es mi habilidad de ser libre!  Porque es el pecado el que aprisiona al hombre y lo lleva a la muerte.

La Resurrección de Nuestro Señor gana para nosotros la libertad y la gracia para vivir Su Camino, Su Verdad y Su Vida; ¡a vivir una verdadera vida humana!

De parte del Padre Isaiah, Padre Carr  y del Diácono Ross, ¡deseamos que cada uno de ustedes y su familia tengan una santa y feliz Pascua!

FRVW