Easter 2017

Easter 2017

Posted by Reverend Thomas Vander Woude,

Peace be with you.”  Then He said to Thomas, “Put your finger here, and see my hands; and put out your hand, and place it in my side; do not be faithless, but believing.”  Thomas answered Him, “My Lord and My God!”

Such are the words of Jesus and Thomas after Our Lord’s Resurrection.

Thomas is often called the “Doubting Thomas”.  He doubts for everyone who would ask if and how Jesus rose from the dead.  St. Thomas may, at times, be given less than his due.   For, he responds to Jesus with a total act of faith: “My Lord and My God!”  It is the response that Our Lord elicits from each of us this Easter!

The joy and peace of Easter is the Resurrection of Jesus from the dead!  He conquers sin and death by His own Death and Resurrection.  How fitting that the Son of God should take on our human nature!  Now, a man – the New Adam - atones for the sin of the first man – Adam.  And, as a woman – Eve – cooperated in the Original Sin through disobedience, now a woman – the Blessed Virgin Mary, the New Eve – cooperates in the Redemption of mankind through her obedience!

As the saints tell us, Jesus raises our human nature to the level of divinity.  He raises our sinful, limited nature to the divine, the beautiful.  Easter is the celebration of mankind being granted freedom!  And, what did we do to cause God to redeem us?  Nothing.  God, in His incredible goodness, has chosen to come among us to redeem you and me; to give us freedom from sin and death; to give us joy and peace.  Not only does He redeem us by His Death and Resurrection, but He it is Who teaches us by His very life and words how to live a truly free, joyful and peaceful life.  What is my response to His loving Passion, Death and Resurrection?  Do we experience His Easter love in Sunday Mass?  Do we experience His Easter mercy in the sacrament of Penance?

What a good and loving God we have!

As Catholics we are able to celebrate Our Lord’s Death and Resurrection in a unique way – as St. John saw in his Revelation: the Holy Sacrifice of the Mass.  We have the same Jesus in His Resurrected state Who comes down upon our altars in every Mass.  He it is Who says to us – as He did to the Apostles at the Last Supper – “Take, eat; this is My Body” and “Drink of it, all of you; for this is My Blood of the covenant, which is poured out for many for the forgiveness of sins.”  He it is Who offers Himself to the Father just as He did on the Cross, though without any suffering or death.

May the Resurrected Jesus grant each of us His peace and joy this Easter!

On behalf of Fr. Tewes, Fr. Brian, Fr. Shelton and Deacon Ross may I wish you and your family a holy, joyful Easter!

Fr. Tom Vander Woude


La Paz esté con ustedes.”  Después le dijo a Tomás, “Pon tu dedo aquí, y mira mis manos; dame tu mano y ponla en mi costado; no seas incrédulo sino cree”.  Tomás le respondió, “¡Dios Mío y Señor Mío!”

Tales son las palabras de Jesús y de Tomás después de la Resurrección de Nuestro Señor.

Muchas veces Tomás es llamado “Tomás el dudoso”.  Él duda por todos los que se preguntan sí y cómo Jesús se levantó de entre los muertos.  A santo Tomás puede que, algunas veces, se le dé menos de lo que se debe.  Porque, él le responde a Jesús con un total acto de fe: “¡Señor Mío, y Dios Mío!”  ¡Es la respuesta que Nuestro Señor obtiene de cada uno de nosotros esta Pascua!

¡La Resurrección de Jesús de entre los muertos es la alegría y paz de la Pascua es!  Él conquista el pecado y la muerte con Su propia Muerte y Resurrección.  ¡Cuán acertado es que el Hijo de Dios tome la naturaleza humana!  Ahora, un hombre – el Nuevo Adán – expía por los pecados del primer hombre – Adán.  Y, como una mujer – Eva – cooperó en el Pecado Original a través de la desobediencia, ahora una mujer – la Santísima Virgen María, la nueva Eva – ¡coopera en la Redención de la humanidad a través de la obediencia!

Así como nos dicen los santos, Jesús eleva nuestra naturaleza humana al nivel de divinidad.  Él eleva nuestra limitada y pecadora naturaleza a lo divino, a lo bello.  ¡La Pascua es la celebración de la entrega de la libertad a la humanidad!  Y, ¿qué hicimos para causar que Dios nos redimiera?  Nada.  Dios, en Su increíble bondad, escogió venir entre nosotros para redimirme a mí y a ustedes; para liberarnos del pecado y de la muerte; a darnos alegría y paz.  No solo Él nos redimió a través de Su Muerte y Resurrección, sino que Él es Quien nos enseña, a través de su propia vida y palabras, como vivir una vida con verdadera alegría y felicidad.  ¿Cuál es mi respuesta a Su amorosa pasión, Muerte y Resurrección?  ¿Experimentamos Su amor Pascual en la Misa dominical?  ¿Experimentamos Su misericordia Pascual en el sacramento de la Penitencia?

¡Qué Bueno y amoroso Dios tenemos!

Como católicos, nosotros celebramos la Muerte y Resurrección de Nuestro Señor de una forma única – como San Juan lo vio en su Revelación: el Santo Sacrificio de la Misa.  Nosotros tenemos al mismo Jesús en Su estado Resurrecto, Quien baja sobre nuestros altares en cada Misa.  Él es quien nos dice – así como lo hizo con sus Apóstoles en la Última Cena – “Tomen y coman; éste es Mi Cuerpo” y “Beban de él todos ustedes; porque ésta es Mi Sangre de la alianza, que será derramada por ustedes y por todos para el perdón de los pecados”.  Él es Quien se ofrece a Si mismo al Padre así como lo hizo en la Cruz, solo que sin ningún sufrimiento o muerte.

¡Que Jesús Resucitado nos otorgue a cada uno de nosotros Su paz y alegría en esta Pascua!

De parte del Padre Tewes, Padre Brian, Padre Shelton, y Diacono Ross, ¡les deseamos a ustedes y a sus familias una santa y feliz Pascua!

Fr. Tom Vander Woude