Easter 2015

Easter 2015

Posted by Reverend Thomas Vander Woude,

He is risen. Alleluia! He is truly risen. Alleluia!

Where would we be without the Resurrection of Jesus Christ?

We know from Jewish and Roman historians of the first century that Jesus was crucified by Pontius Pilate in Palestine. For one to state that he/she does not believe Jesus existed is totally illogical. These authors had no reason to invent the story of Jesus. He did exist. He did die on a cross. If this were the last act of Jesus it would prove the end of Christianity at its very beginning.

If Jesus’ history ended with the cross and death, Christianity would be based – not on a historical fact - on a lie: the Resurrection of Jesus Christ. In such a case, Peter is a dissenter, Matthew is a corrupt tax collector and the thief on the cross was a pathetic beggar whose end was death (cf. Fr. Richard Veras, Easter Sunday, Magnificat Lenten Companion, 2014).

Jesus was uneducated, poor and without worldly power. Is there any other belief that has so transformed the world? How could it humanly speaking have so transformed the world? The only logical answer is that Jesus Christ is God. He truly rose from the dead three days after His Crucifixion. His teaching is the Way, the Truth and the Life of Almighty God.

Jesus’ Resurrection gives all of us hope! We are sinners. Jesus Christ gives us hope in His Mercy as He bestowed it to so many while on earth. Peter is the rock upon which Our Lord established His Church. Matthew is the writer of an eyewitness account of Jesus’ Life. The thief on the cross is truly the Good Thief whose repentance and request for mercy was rewarded with the promise of heaven.

We rejoice at Jesus’ Resurrection! Like Peter, Matthew and the Good Thief we may receive Jesus’ mercy that He offered on the Cross. Jesus will help each of us to become saints. Just as He transformed Peter, Matthew and the Good Thief, so He will transform us.

As we have received Jesus’ Mercy in the Sacrament of Mercy, Confession, may we offer ourselves to Him. Jesus is alive in His Resurrected Body in heaven. As we receive Him really present in the Holy Eucharist, may we grow in our love for Him.

May we say at the beginning of each day, Today, I am going to heaven!

God bless

FRVW


 

Ha resucitado. ¡Aleluya! Verdaderamente ha resucitado. ¡Aleluya!

¿En dónde estaríamos sin la Resurrección de Jesucristo?

Nosotros sabemos, por los judíos y los historiadores romanos del primer siglo, que Jesús fue crucificado por Poncio Pilato en Palestina. Para que uno afirme que no cree en Jesús es totalmente ilógico. Estos autores no tendrían una razón para inventar la historia de Jesús. El si existió. El murió en una cruz. Si este hubiera sido el último acto de Jesús, probaría el final de cristiandad en su mismo principio.

Si la historia de Jesús hubiera terminado con la cruz y la muerte, la cristiandad estaría basada no en hecho histórico – sino en una mentira: la Resurrección de Jesucristo. En tal caso, Pedro es un disidente, Mateo un cobrador de impuestos corrupto, y el lardón de la cruz fue un pordiosero patético de quien su fin era la muerte (cf. Padre Richard Veras, Domingo de Pascua, Magnificat Lenten Companion, 2014).

Jesús no tenía educación, era pobre y sin poder terrenal. ¿Hay alguna otra creencia que haya transformado tanto el mundo? La única respuesta lógica es que Jesucristo es Dios. Él verdaderamente se levantó de entre los muertos tres días después de su Crucifixión. Su enseñanza es el Camino, la Verdad y la Vida de Dios Todopoderoso.

¡La Resurrección de Jesús nos da esperanza a todos nosotros! Nosotros somos pecadores. Jesucristo nos da esperanza en Su Misericordia así como se la otorgó a tantos cuando todavía estaba en la tierra. Pedro es la roca sobre la cual Nuestro Señor estableció Su Iglesia. Mateo es el escritor de un testigo ocular del recuento de la vida de Jesús. El ladrón en la cruz es verdaderamente el Ladrón Bueno al cual su arrepentimiento y petición de misericordia fue premiada con la promesa del Cielo.

¡Nosotros nos regocijamos con la Resurrección de Jesús! Como Pedro, Mateo y el Ladrón Bueno, que recibamos la misericordia de Jesús que Él ofreció en la Cruz. Jesús nos ayudará a cada uno de nosotros a convertirnos en santos. Así como Él transformó a Pedro, Mateo y al Ladrón Bueno, así nos transformará a nosotros.

Que así como hemos recibido la Misericordia de Jesús en el Sacramento de la Confesión, que nos ofrezcamos a nosotros mismo a Él. Jesús está vivo en el Cielo en Su Cuerpo Resucitado. Que así como lo recibimos realmente presente en la Sagrada Eucaristía, que crezcamos en amor por Él.

Que al principio de cada día digamos, ¡Hoy, me voy la Cielo!

Dios los bendiga

FRVW