Declaration of Truths

Declaration of Truths

Posted by Reverend Thomas Vander Woude,

At various times of history the Church has been characterized as a ship sailing amidst a stormy sea – similar to the Apostles on the stormy Sea of Galilee wherein Our Lord calms the seas.  The last twenty years or so have definitely been stormy for the Church as a result of clergy scandals.  In recent years the storms have grown with doctrinal confusion as to the Church’s teachings.  Our Lord’s teachings on what we must believe and how we must live can never change though individuals may undermine His Teachings through immoral action, lack of clarity in teaching, overt incorrect teaching or a lack of teaching.

On the Monday that followed Pentecost this year, Cardinal Burke and a few other bishops of the Church published a tremendously clear and concise summary of the Church’s Teachings called into question in recent years.  The eight page document is entitled, The Declaration of Truths.  It has four parts – similar to the catechism: Fundamentals of Faith (1-2), The Creed (3-11), The Law of God (12-29) and The Sacraments (30-40).

If you have not had a chance to read the declaration, it would be well worth your time!  The declaration covers the following topics and more: doctrines of the Church can never change; Catholics worship God in an essentially different way than non-Christians; the ‘only religion positively willed by God is Christianity’; essentially disordered and immoral actions – i.e. anti-life, all sexual activity outside of marriage, same-sex unions, etc. - may never be admitted as good based on a good intention or good consequences; gender identity as what God has given to each man or woman; finally, the good of the sacraments – the Holy Eucharist is the Body, Blood, Soul and Divinity of Jesus, Confession is the only ordinary means to have mortal sin removed, one who persists in a manifest public serious sin may not be admitted to Holy  Communion, etc.

Please consider taking a look at the eight pages of this Declaration of Truths for yourself, your family and your friends.

God bless

FRVW


Durante varias eras de la historia, la Iglesia se ha caracterizado en una barca navegando en medio de un mar tormentoso – similar a la de los Apóstoles durante la tormenta del Mar de Galilea en donde Nuestro Señor calma las aguas.  Los últimos veinte años más o menos han sido tormentosos para la Iglesia como resultado de los escándalos del clero.  En años recientes las tormentas han crecido con confusiones doctrinales en cuanto a las enseñanzas de la Iglesia.  Las enseñanzas de Nuestro Señor acerca de lo que debemos creer y como debemos vivir nunca pueden cambiar a pesar de que individuos a lo mejor desautorizan Sus Enseñanzas a través de acciones inmorales, falta de claridad en la enseñanza, enseñanzas incorrectas abiertamente o falta de enseñanzas.

El lunes después de Pentecostés de este año, el Cardenal Burke y algunos otros Obispos publicaron un resumen tremendamente claro y conciso acerca de las enseñanzas de la Iglesia que han estado en cuestionamiento en años recientes.  El documento de ocho páginas se titula, The Declaration of Truths (La Declaración de Verdades).  Tiene cuatro partes – similares al catecismo: Fundamentos de la Fe (1-2), El Credo (3-11), La Ley de Dios (12-29) y Los Sacramentos (30-40).

Si no han tenido la oportunidad de leer la declaración, ¡valdría la pena que inviertan su tiempo en hacerlo!  La declaración cubre los siguientes temas y más: Las doctrinas de la Iglesia nunca cambian; Los católicos adoran a Dios de una forma esencialmente diferente a los no-cristianos; la única religión positivamente deseada por Dios es la cristiandad; los actos esencialmente desordenados e inmorales – por ej. anti- vida; toda actividad sexual fuera del matrimonio, uniones del mismo sexo, etc.- nunca pueden ser admitidas como buenos basados en buenas intenciones o consecuencias buenas; identidad de género como Dios se las ha dado a cada hombre y mujer; finalmente, lo bueno de los sacramentos- la Sagrada Eucaristía es el Cuerpo, la Sangre, el Alma y la Divinidad de Jesús; la Confesión es el único medio ordinario para remover el pecado mortal, aquel que persiste en pecado serio públicamente no puede ser admitido a la Sagrada Comunión, etc.

Por favor consideren darle una vistazo a las ocho páginas de esta Declaración de Verdades, por ustedes, por su familia  y por sus amigos.

Dios los bendiga

FRVW