Cardinal Borromeo

Cardinal Borromeo

Posted by Reverend Thomas Vander Woude,

In light of the climate in the Church these days, it may be good for us to take a tour through history to highlight just a very few heroic priests, bishops, cardinals and others.  I take the following events from Magnificat’s August edition.

Many of us may be familiar with the two saints of Milan, Italy who were bishops and the latter a cardinal – St. Ambrose in the 300s and St. Charles Borromeo (1564-1584).  They both were tremendous men.  But, the cardinal I would like to talk about today is the cousin of St. Charles Borromeo, Cardinal Federigo Borromeo.  Ever heard of him?  He lived from 1564-1631 and was Cardinal Archbishop of Milan from 1595-1631.

Perhaps secularists would recognize Federigo’s various contributions to art.  He is known for building and securing the first public library on the European mainland – much from his own resources.

What may be overlooked are two incredible times in his life as Bishop and Cardinal when he showed for the love of Christ for his people.

In 1627-1628 there was a tremendous famine in Milan.  There are historians who write that bloodshed should have accompanied the riots in the streets.  Why not?  Cardinal Federigo fed 2,000 people with bread at his residence EVERY DAY!  All came from his personal reserves as a member of the Borromeo family.  It is key that we say ‘bread’ because the millers and bakers charged more than usual during this famine.  He also interceded for peace.

After the famine, something worse: the bubonic plague.  If you recall, The Black Plague/Death killed no less than one-third of Europe’s population between 1347-1352.  It resurfaced in Milan around 1630.

It can happen in suffering and tragedy that humans behave less than human.  It again happened in Milan during the Plague.  That said, there was an incredible effort of charity by Cardinal Borromeo and his priests.  Cardinal Federigo Borromeo built an indoor-outdoor hospital which covered many acres!  The sick would be cared for.  The dying would be given the basic care that every human being deserves.  Persons would be prepared for death in the midst of love.  Who cared for all of these sick ones?  Many people would run away from the sick so as to avoid getting the Plague.  The Cardinal challenged his priests to help him.

Cardinal Federigo would care for the sick and dying himself.  He would offer the sacraments.   His priests did the same for all the sick and dying in that vast hospital.  In so doing, 95 priests died from the Plague.

The Plague ceased soon after the Nativity of Our Lady, September 8.  Cardinal Federigo had prayed, asking his cousin, St. Charles Borromeo (he had been canonized in 1610) to intercede for the Milanese.  In fact, he had announced before the feast of Our Lady that the Plague would cease soon.

Cardinal Federigo Borromeo and St. Charles Borromeo, pray for us!

FRVW


Teniendo en cuenta el clima en la Iglesia en estos días, a lo mejor es bueno para nosotros hacer un tour a través de la historia para resaltar algunos pocos sacerdotes, Obispos, Cardenales y otros.  Los siguientes eventos los tomé de la edición en inglés de la Magníficat de agosto.

 

Muchos de nosotros a lo mejor estamos familiarizados con los dos santos de Milán, Italia que fueron Obispos y el ultimo cardenal – San Ambrosio en los años 300 y san Carlos Borromeo (1538-1584).  Ambos fueron tremendos hombres.  Pero, el Cardenal del que quisiera hablar hoy es el primo del San Carlos Borromeo, el Cardenal Federico Borromeo.  ¿Alguna vez escucharon acerca de él?  Él vivió de 1564 a 1631 y fue Cardenal Arzobispo de Milán de 1595 a 1631.

A lo mejor los seglares van a reconocer las varias contribuciones de Federico al arte.  Es el conocido por construir y asegurar la primera biblioteca púbica en tierra europea – mucho con sus propios recursos.

A lo mejor lo que pasamos por alto son las dos veces en su vida como Obispo y Cardenal cuando él mostró increíblemente su amor por Cristo y su pueblo.

En 1627-1628 hubo una tremenda hambruna en Milán.  Hay historiadores que escriben que un derramamiento de sangre acompaño las revueltas en las calles.  ¿Por qué no?  El Cardenal Federico alimentó en su residencia a 2,000 personas con pan ¡TODOS LOS DIAS!  Todos los recursos venían de sus reservas personales como miembro de la familia Borromeo.  Es clave que digamos ‘pan’ porque los molineros y panaderos cobraban más de lo normal durante este tiempo de hambruna.  Él también intercedió por la paz.

Después de la hambruna, vino algo peor, la peste bubónica.  Si se recuerdan, la Plaga Negra/Muerte, mató a no menos de un tercio de la población de Europa entre los años 1347-1352.  Resurgió en Milán alrededor de 1630.

Puede pasar que, en el sufrimiento y la tragedia, los humanos se comporten como menos que humanos.  Pasó nuevamente en Milán durante la Peste.  Dicho esto, hubo un esfuerzo de caridad increíble de parte del Cardenal Borromeo y sus sacerdotes.  El cardenal Federico Borromeo construyó un hospital que servía dentro y al aire libre y ¡cubría muchos acres!  Se iba a cuidar a los enfermos.  A los moribundos se les iba a dar el cuidado básico que cada ser humano merece.  Las personas iban a ser preparadas para la muerte rodeadas de amor.  ¿Quién cuidaba a estos enfermos?  Mucha gente huía de los enfermos para evitar contagiarse de la Peste.  El Cardenal retó a sus sacerdotes a ayudarlo.

El Cardenal Federico cuidaría a los enfermos y moribundos personalmente.  Él les ofrecería los sacramentos.  Sus sacerdotes hicieron los mismo por los enfermos y moribundos en el vasto hospital.  Al hacerlo, 95 sacerdotes murieron de la peste.

La Peste se detuvo después de la Natividad de Nuestra Señora, el 8 de septiembre.  El Cardenal Federico había orado, pidiendo a su primo San Carlos de Borromeo (que había sido canonizado en 1610) para que intercediera por los milaneses.  De hecho, el día antes la fiesta de Nuestra Señora él había anunciado que la peste iba a terminar pronto.

Cardenal Federico Borromeo y San Carlos Borromeo, ¡oren por nosotros!

FRVW