25th Anniversary and Fatima Festival

25th Anniversary and Fatima Festival

Posted by Reverend Thomas Vander Woude,

A big THANK YOU to all of our volunteers and coordinators who made our Fatima/Marian Festival so terrific.  From the Rosary procession in the morning to the various musical presentations to the beautiful art work in the halls to Rosary making to various apologetic presentations the day was one for the whole family.  It was very good to see so many families present.  One would believe that Our Lord was very happy that His Mother, under her title Our Lady of Fatima was extremely pleased.  Special thanks should be given to Ms. Martha Drennan and Mrs. Margi Loesel for coordinating the entire day.  What a tremendous way to begin our six month celebration of Our Lady’s apparitions and messages to the three shepherd children, St. Francisco, his sister, St. Jacinta, and their cousin, Lucia!

Over the next many months leading up to October 13th, the anniversary of the Miracle of the Sun, may each of us, our families, our parish grow in our devotion to the Blessed Virgin Mary, particularly praying the Rosary, and knowledge of her message at Fatima.

For those of us priests who were ordained by Bishop Keating, the second Bishop of Arlington, May is the occasion for many anniversaries.  As I write this column, I am trying to think back as to my mindset on May 16, 1992.  It was the day I was ordained to the priesthood along with four tremendous men.  You may find the Catholic Herald interesting on our bios, especially the other four priests!  For example, Fr. Trinkle was in professional football as a quarterback before he entered the seminary.  Fr. DeMartino and his rock-n-roll band toured South America before he began his route to the seminary!  His musical tastes have changed!

God is incredibly good and merciful.  When one gives himself to Almighty God, Our Lord always surprises us with His generosity!  It has been twenty-five years that I have been graced with a share in the priesthood of Jesus Christ.  There is nothing that an individual can do to merit such a vocation.  In celebrating twenty-five years of the priesthood it is not so much about the priest himself, but about the priesthood of Jesus Christ.

St. John Vianney is the patron saint of parish priests.  He has some beautiful, realistic words on the priesthood.  Again, these words are completely humbling for a priest:

“O how great is the priest! If he realized what he is he would die… God obeys him: he utters a few words and the Lord descends from Heaven at his voice, to be contained within a small host. Without the Sacrament of Holy Orders, we would not have the Lord. Who put him there in the tabernacle? The priest. Who welcomed your soul at the beginning of life? The priest. Who feeds your soul and gives it strength for the journey? The priest. Who will prepare it to appear before God, bathing it one last time in the blood of Jesus Christ? The priest—always the priest. And if the soul should happen to die (as a result of sin) who will raise it up, who will restore its calm and peace? Again the priest. After God, the priest is everything. Only in heaven will he fully realize what he is.

Please pray for priests, priests in our diocese, priests in our parish, the future priests from our parish!

God bless

FRVW


Un gran GRACIAS a todos nuestros voluntarios y coordinadores que hicieron que nuestro Festival Mariano/Fátima fuera tan terrífico.  Desde la procesión rezando el Rosario en la mañana, a las varias presentaciones musicales, a las bellas obras de arte en los pasillos, a los que estaban haciendo Rosarios, a las varias presentaciones apologéticas, el día fue uno para toda la familia.  Fue bueno ver a tantas familias presentes.  Uno creería que Nuestro Señor estuvo muy feliz de que su mamá, bajo la apariencia de Nuestra Señora de Fátima haya estado extremadamente complacida.  Se le debería agradecer especialmente a la Srita. Martha Drennan y a la Sra. Margi Loesel por coordinar el día entero.  ¡Que tremenda forma de comenzar nuestros seis meses para celebrar las apariciones y mensajes de Nuestra Señora a los tres niños pastores,          Sn. Francisco, Sta. Jacinta, su hermana, y su prima Lucia!

Durante los siguientes meses que nos llevarán hacia el 13 de octubre, el aniversario del Milagro del Sol, ojalá que cada uno de nosotros, nuestras familias, nuestra parroquia, crezcamos en nuestra devoción a la Santísima Virgen María, particularmente en rezar el Rosario, y en conocimiento de su mensaje en Fátima.

Para nosotros los sacerdotes que fuimos ordenados al sacerdocio por el Obispo Keatin, el segundo Obispo de Arlington, el mes de Mayo es la ocasión de muchos aniversarios.  Mientras escribo esta columna, estoy tratando de acordarme de mi mentalidad el 16 de mayo de 1992.  Fue el día que fui ordenado al sacerdocio junto a otros cuatro tremendos hombres.  Ustedes pueden encontrar interés en nuestras biografías en el Catholic Herald, ¡especialmente las de los otros cuatro sacerdotes!  Por ejemplo, el Padre Trinkle estaba como quarterback en el fútbol americano antes de que entrara en el seminario.  ¡El Padre DeMartino y su banda de Rock and Roll recorrieron Suramérica antes de comenzar su ruta al seminario!  ¡Su gusto musical ha cambiado!

Dios es increíblemente bueno y misericordioso.  Cuando uno se entrega a Dios Todopoderoso, ¡Nuestro Señor siempre nos sorprende con Su generosidad!  Han pasado veinticinco años en los que he tenido la gracia de compartir en el sacerdocio de Jesucristo.  No hay nada que un individuo pueda hacer para merecer tal vocación.  El celebrar veinticinco años de sacerdocio no es tanto acerca del sacerdote mismo sino acerca del sacerdocio de Jesucristo.

San Juan Vianney es el patrón de los sacerdotes parroquiales.  Él tiene algunas realistas bellas palabras acerca del sacerdocio.  Una vez más, estas palabras están completamente llenas de humildad para un sacerdote:

“¡Oh, cuán grande es el sacerdote! Si él se diera cuenta de lo que él es, moriría…Dios lo obedece: él pronuncia unas pocas palabras y por su voz el Señor desciende del Cielo, para contenerse dentro de una pequeña hostia.  Sin el Sacramento de las Ordenes Sagradas, nosotros no tendríamos a Nuestro Señor.  ¿Quién lo pone allí en el sagrario?  El sacerdote.  ¿Quién le da la bienvenida a tu alma al principio de tu vida?  El sacerdote.  ¿Quién alimenta tu alma y le da fortaleza para el camino?  El sacerdote.  ¿Quién la va a preparar para aparecer ante Dios, bañándola una última vez con la sangre de Jesucristo?  El sacerdote – siempre el sacerdote.  Y si pasa que el alma muere (como resultado del pecado) ¿quién la va a levantar, quien va a restaurar su calma y su paz?  Una vez más, el sacerdote.  Después de Dios, el sacerdote es todo.  Solo en el Cielo él va a entender completamente lo que él es”.

Por favor oren por los sacerdotes, por los sacerdotes en nuestra diócesis, por los sacerdotes en nuestra parroquia y ¡por los futuros sacerdotes de nuestra parroquia!

Dios los bendiga

FRVW